martes, 3 de mayo de 2011

EL ARTE QUE NO CONOCIMOS.

Algunos me han debatido que las personas felices pueden crear cosas maravillosas. Lo pongo en duda. No digo que las personas felices no puedan crear, pero tengo por seguro que no pueden crear mejor que una persona infeliz. ¿Por qué? Pues porque se crea del dolor mayoritariamente, para los que les guste y para los que no. El sufrimiento, el abismo, la desesperación, la tristeza, el desconocimiento, y el exceso de conocimiento también, son fuentes de inspiración y de creación artística. Quien es feliz cree que tiene suficiente. Dime, ¿qué necesidad tiene una persona completa, feliz, satisfecha consigo misma y con muchas otras cosas, de ponerse a crear? El artista necesita crear, más allá de un estado anímico, el artista necesita, no es algo que haga por placer únicamente, sino por impulso. Aire para los pulmones.

Esto no es algo que a mi se me antoje, sino que son preguntas que se plantean desde tiempos remotos en el mundo del arte y su teoría. Mezclando el grabado Melancolía de Durero y el libro Nacidos bajo el signo de Saturno de Wittkower, se podría tener una síntesi muy resumida de lo que estoy intentando comentar, suficiente para captar la idea. (Joder, odio los pies de página donde se tiene que poner toda la información como a los niños pequeñitos, en la página concreta donde puedes encontrar la cita...no todo es tan esquemático, exacto y milimétrico! te doy un título y un nombre, investiga!! N.A: esto no va para el lector, es un apunte personal- me han tocado el orgullo-que diría a más de uno en el mundo académico).


Melancolía. DURERO,A.

Nacidos bajo el signo de Saturno. WITTKOWER, R.M
 
Y podría extenderme y este post no se acabaría nunca, y llenar la página entera de referencias bibliográifcas que incluyeran biografías de artistas, obras, citas...pero os dejo que indageis sobre el tema si os interesa, sólo os ofrezco una pincelada, una curiosidad.
Bueno, es más, por favor, ayudarme, dejarme entradas en este post, decirme nombres, nombres de artistas felices, casados, ricos, satisfechos con la vida, razonables, sinceros...y por cada uno que se mecione, seguro que se pueden mencionar no uno, sino tres o más, que estuvieran atormentados, insatisfechos, tristes, melancólicos, hambrientos, desquiciados, desenamorados, suicidas, embriagados, solos, incomprendidos, efermos, en la cárcel incluso.
Genios. A todos ellos, gracias. No me imagino como hubiera sido un mundo, un arte lleno de felicidad, ni me lo quiero imaginar. Ya lo decía el agente Smith en Matrix: " lo intentamos, intentamos crear un mundo donde toda la gente fuera feliz, pero no funcionó, el ser humano necesita de su lado oscuro, del sufrimiento, para poder funcionar".

video


pd: en el vídeo, me retracto en lo que al romanticismo de Shakespeare se refiere, creo que puede que fuera muchas otras cosas antes que romántico en sí.


"Ars longa, vita brevis"

4 comentarios:

  1. Difiero mucho Patricia, aunque tal vez lo haga más por autoconservación que por convicción. Si consideramos la arquitectura como un arte en ese caso ya tenemos muchos casos dónde el artista no sucumbe a los delirios del lado oscuro.Si además incluímos la fotografía y el diseño seguro que se nos ocurren muchos más ejemplos. Pero volviendo al mito del artista retorcido, no niego que el arte nazca de cierto desacostumbramiento a la realidad, de cierta anomalía ímplicita pero también es cierto que ese mecanismo muchas veces es sólo un pequeño truco de magia para crear, lo decía Pessoa "un poeta finge el dolor que en realidad siente" no recuerdo exactamente la cita literalmente pero venía a decir que ese pretendido sufrimiento perpetuo es en realidad un mecanismo un tanto forzado de creación, hay una dialéctica, dolor real/dolor fingido, por eso aunque las manifestaciones artísticas nos resulten atormentadas no necesariamente quiere decir que el sujeto que la ha creado lo esté o lo sea. Ejemplo de un artista total cuya obra es perturbadora e inquietante a más no poder y que ha renunciado a la imagen del artista maldito es el director de cine David Lynch, estoy segura de que lo conoces, Lynch reivindica que la creatividad viene de la luz, de la iluminación, de la trascendencia no de la tiniebla como hasta ahora se ha mantenido, lo explica en un libro increible que se llama "cómo atrapar al pez dorado". Otra cosa es que haya corrientes artísticas realmente intrincadas en sl sufrimiento, como el romanticismo, el malditismo, el tenebrismo etc pero que toda creación pase necesariamente por ahí no estoy de acuerdo. En cualquier caso, siempre es interesante darle vueltas a estas cosas.
    Respecto a la pregunta ¿para qué va crear una persona que se siente plena? por vanidad, por extender su mirada feliz, por narcisismos, por necesidad altruista de compartir, por trascender el mundo físico y acercarse a ideales abstractos, para perfeccionar la realidad, se me ocurren muchas razones...

    ResponderEliminar
  2. Hola Carlota, tienes razón en cuanto a la respuesta de la pregunta. Y sí, los arquitectos son felices, jejeje, tiene que haber de todo, aunque siempre me pareció distinto escribir un cuadro que diseñar una casa. En este escrito intentaba hablar en general, pero eso es imposible, y en realidad está centrado en la pintura y en la literatura básicamente porque es donde más ejemplos hay de creaciones abismales. Fotógrafos malditos, aunque no me guste este termino, si conozco unos cuantos por eso jeje, véase la genial Francesca Woodman. Yo no creo que el dolor del artista sea fingido, está claro que cada artista jugará con sus condiciones por lo que le convenga, pero no es un estado anímico en plan "hoy estoy triste, voy a pintar un cuadro o escribir un poema que me saldrá super maldito!" jejej quiero decir que es algo que se lleva dentro desde que se nace, y los artistas, debido a su extrema sensibilidad, lo desarrollan más, es un caracter, sin lugar a dudas. En cuanto a Lynch, bueno a mi siempre me pareció que estaba como una cabra jajaj, que pena que renuncie al título de "maldito" pero sus peliculitas se la traen. No sé si me he explicado muy bien, pero bueno a mi siempre me parecerá más interesante una obra creada desde un estado de lo sublime y lo terrorífico, que la obra de una persona feliz que haya creado por vanidad, altruismo, perfección...Gracias por comentar!! ;)

    ResponderEliminar
  3. Hola Patricia. Siempre que vi ese grabado de Durero me vi a mi mismo; encerrado en un círculo oscuro sin dirección clara. Leí un libro de Erwin Panofsky sobre la Melancolía y sobre la bilis negra y Saturno y todo eso. Y ahí estaba yo: intentando crear las mejores obras, al mismo tiempo que deseaba salvar al mundo de una inminente destrucción. Descubrí entonces que lo mejor de mí mismo salía cuando estaba mal (siempre); necesitaba alimentarme de lo horrible para intentar embellecerlo. De hecho, algo que es de por sí bello no se puede tocar, mejor dejarlo tal cual es. Pero en los últimos tiempos ha sucedido algo extraño; lo atribuyo a las etapas humanas y artísticas: me siento bien. El mundo es una mierda pero yo estoy vivo,y eso tiene su mérito. Lo raro es que sigo creando pero como si hubiera creado un personaje de mí mismo: ese que sufre, que odia, que quiere destruir para poder crear. Es extraño, lo sé. Pero lo vivo en carne propia. Entonces, para no extenderme, estoy de acuerdo contigo: el vacío multiplica la potencia creadora. Pero hay agujeros negros en los que se puede viajar en el tiempo y en los propios estados y humores, y en los que se degustan sombras a las cuales se les puede dar un poco de luz (lo cual genera nuevas sombras). Como sea, el hecho de vivir y de sentir que solo se puede sobrevivir creando arte, es un peso, pero al mismo tiempo una redención. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Hola, estaba curioseando hacia atrás en el blog. Me recordaste una frase que Michael Moorcock pusó en los labios de un poeta de sus novelas. "Ningún poeta puede dar lo mejor de sí mientras pasa hambre, pero puede pasar hambre mientras compone sus mejores versos", como dices el impulso creador es eso, una especie de instinto que surge desde dentro incitando a plasmar algo, hace acto de presencia por si mismo no cuando uno decide. Sin embargo el hecho de pasar hambre (metaforicamente o no) hace que el individuo creativo saque todo su "arsenal", o eso, o termina por hundirlo.
    Creo que aún así la alegría puede resultar creativa, pero sólo cuando es en un nivel tan fuerte como la desesperación, tendría que ser un éxtasis de felicidad.
    Me remitiré por último a una frase que con una caligrafía exquisita sobre un lienzo en blanco constituía un cuadro que vi "el artista crea, el técnico imita", o algo parecido... vamos, que un artista tenga más o menos calidad técnica se caracteriza por su capacidad creativa, de plasmar y transmitir algo, caso de muchos artistas desesperados (lo que importa es lo que muestra no como), mientras que los que simplemente tienen una técnica depurada y sólo plasman cosas sin mensaje (bodegones, hiperrealismos, paisajes...) són eso, sólo técnicos que imitan la realidad, lo que serían artistas satisfechos de si mismos.
    Más o menos es lo que opino, pero las generalizaciones siempre fueron odiables.
    Muy interesante todo el blog :D seguiré rebuscando en el baúl.

    ResponderEliminar